Un emblema del Modernismo en la Costa Brava

Cadaqués
Ref: GIR - S010
625 m2
60 m2
rooms
8
baths
5
energy
F
A CONSULTAR
625 m2 60 m2 rooms 8 baths 5 price A CONSULTAR energy F

Es un honor presentar esta joya del Modernismo catalán, una auténtica obra maestra del arquitecto Salvador Sellés Baró que construyó durante los años 1910 hasta el 1915 en el pueblo de Cadaqués, entre la playa de Podritxó y el paseo de Poal.

La casa se construyó entre medianeras, y fue construida por la familia Serinyana. El edificio consta de tres plantas y buhardilla y ocupa dos parcelas, separadas por un pequeño callejón y unidas por un puente que comunica la planta primera del volumen principal con el secundario, más bajo al frente. De su fachada podemos destacar, además de su gran belleza y la multitud de detalles modernistas, que no es completamente rectilínea, sino que se adapta en planta a la geometría del callejón que separa los dos cuerpos de la casa.  Este detalle urbano es originado por el almacén de la misma casa, edificación de planta baja al otro lado del callejón, entre la casa y la Riba, a un nivel más bajo, sobre el que se encuentra una terraza con estupendas vistas a la bahía de Cadaqués y al frente del pueblo que linda con la playa.

Gracias al respeto por la arquitectura y el arte de los propietarios se ha mantenido la estructura, distribución y decoración originales de la casa. Por ello, se puede disfrutar de sus arrimaderos de azulejos, la carpintería con relieves, el moldeo y pintura de los techos, el variado mosaico hidráulico de los suelos, los apliques del alumbrado y algunos muebles de época. Cabe destacar de la escalera central, la puerta con vidriera de colores y madera tallada, el enrejado de la barandilla y el arrimadero policromo de cerámica. Así mismo, destaca la distribución interior con amplias estancias en las plantas principales y el desván que incorporan de los torreones, donde se puede apreciar el complejo entrevigado que descansa sobre las arcadas.

En toda la casa destaca el predominio absoluto del color azul cielo, el famoso azul ampurdanés y la variedad de azulejos lisos con relieves florales monocromos que combinan con el blanco, los balaustres, las puertas y las ventanas, y los techos, conformando una continua catarsis de sensaciones que no escapan al visitante.

En la fachada destaca la decoración de cerámica vidriada, azul cielo, los frisos, las balaustradas, los marcos de las aberturas y los elementos de forja de rejas y balcones. Sin duda destacando notablemente sobre cualquier otro edificio del frente del pueblo. El edificio está rematado por una cubierta, muy llamativa por las pendientes pronunciadas y por su variación. Se construyó con tejas planas vidriadas de un color anaranjado muy reluciente. La irregularidad de la pendiente de su cubierta, otra característica del Modernismo, se consigue mediante faldones con diferentes inclinaciones. Los dos torreones, uno en cada extremo, rematan la estética y composición del edificio y configuran la singularidad volumétrica del conjunto, acentuada por sus tejados de doble vertiente y con diferente orientación, coronados por elementos metálicos ornamentales.

 

Print Friendly, PDF & Email
Contact us